Pasar al contenido principal

Gastronomía

Por todos es conocida la riqueza histórica y cultural del Parque Natural de la Sierra de Espadán, el vasto patrimonio medioambiental de la zona y más concretamente de los pueblos de la Mancomunidad Espadán-Mijares. A su belleza y a la de sus gentes se une la extensa oferta gastronómica repleta de infinidad de sabores y aromas que marcan la diferencia y hacen de su oferta culinaria uno de los bienes más preciados de la zona.

 

Gastronomía

 

Con esta guía nos adentraremos para dar a conocer la excelentísima gastronomía popular, una cocina mediterránea de montaña cuyas tradicionales recetas han pasado de generación en generación adquiriendo así una identidad propia, rica en sabores y formas, basada en un excelente producto y con un protagonista claro: el aceite de oliva virgen.

El interior de la provincia de Castellón es una enorme despensa repleta de productos cultivados en las huertas y campos de sus tierras que combinados con el buen hacer del hombre crean platos tradicionales que satisfacen los paladares más exigentes.

En pocos lugares del mundo la cocina del arroz merece tantos elogios y reconocimientos. La calidad de los productos autóctonos como el ya nombrado aceite de oliva, las hortalizas y las carnes, acompañan y enriquecen arroces de todo tipo, al horno, de bogavante, ibéricos, caldosos. Pero hay más actores en la cocina castellonense, las setas, las verduras, las carnes de caza, los aromáticos aceites. Todo regado con aguas de manantial minero-medicinal o con sorprendentes vinos.

Sabores como las cerezas, la miel artesanal y los chocolates son materia prima y complemento de los platos de caliente y de cuchara de toda la zona.

Y en la carta de postres de los municipios de la Mancomunidad no pueden faltar dulces tan típicos como las congretes, las orejitas, la coca mal feta, el rosco de San Antonio, “higas de Albardás”, las cocas, los pastissos de moniato, entre muchos otros.

Invitamos a nuestros visitantes a disfrutar en cada uno de los pueblos de la Mancomunidad Espadán-Mijares del placer culinario adaptado al entorno más exquisito.

Gastronomía

 

Aín

De la gastronomía de Aín destacan platos como la olla con col o arroz o el puchero y dulces como las orelletes y los buñuelos de rollo o con higos.

También son bien conocidas las cerezas de la zona.

 

Alcúdia de Veo

La gastronomía típica de Alcudia de Veo sigue las directrices de la cocina mediterránea de montaña típica de los municipios de esta zona. Su carne de caza, principalmente el jabalí y los tordos, están presentes en muchos de sus platos, como la olla de pueblo.

Postres como las típicas orejitas y los buñuelos endulzan los paladares de lugareños y visitantes.

 

Argelita

Es tradicional la cocina mediterránea de montaña, una gastronomía muy rica en productos naturales.

Destacan platos fuertes como la olla de col con alubias y patatas, la sopa de caldo y las renombradas paellas valencianas con protagonistas como las verduras, carnes y caracoles.

Los habitantes de Argelita endulzan sus paladares con pastitas de cabello de ángel y boniato.

 

Ayódar

La cocina de Ayódar, como otros de montaña, se basa en ricos y abundantes platos en los que predominan las verduras de sus huertas y las carnes. Son un buen primero el potaje de bacalao, el estofado de carne de toro o de jabalí o el conejo con setas. Las setas y rebollones que se pueden recolectar en sus bosques son también un atractivo gastronómico de primer orden, así como otras frutas del bosque.

 Las Borrainas o Borrajas son sus dulces más típicos.

 

Espadilla

Como en muchos otros pueblos de esta zona, Espadilla también presume de una tradicional cocina mediterránea de montaña, basada principalmente en productos de la huerta y de la caza. Podemos degustar platos como la olla descalza, la olla casera, el guisado de jabalí y la carne de caza, muy abundante en la zona.

 

Fanzara

El plato más representativo de la cocina popular de Fanzara es la Olla de col. Además son platos típicos de esta localidad la olla de cardos u otras verduras, la paella de conejo y pollo, la típica paella valenciana de interior, la carne asada con aceite, el embutido casero y el arroz al horno.

Entre los postres típicos destacan las magdalenas, las clarisas, los rosigones, la torta de almendra y los "pastissos" de confitura de boniato y de cabello de ángel, típicos de Navidad.

 

 Fuentes de Ayodar

De entre los platos típicos de esta localidad destacan la fridura con ingredientes como la morcilla de cebolla y el arroz, las longanizas y las costillas y lomo de cerdo,

Entre los dulces tienen un papel protagonista el bollo de migas y las congretas, pero uno de los postres más sabrosos y espectaculares de la cocina tradicional de Fuentes de Ayódar son las higas Albardàs.

  

Ribesalbes

Ribesalbes tiene una rica gastronomía basada especialmente en productos típicos de la población como son los tordos con cebolla, "olla de penques", el bollo de tomate y verdura, los pasteles de boniato y los de cabello de ángel, las rosquillas de San Antonio, la torta de almendras o la mona de Pascua".

 

Suera

Entre los platos típicos de la localidad destacan la tradicional olla de pueblo, las chuletas a la brasa, la paella valenciana de interior y los deliciosos buñuelos, las orejitas, las “llesquetes d´ou”, la “coca mal feta” o los “rosegons”.

 

Tales

La típica olla de pueblo, la paella y el arroz pobre forman parte de la cocina tradicional mediterránea de Tales, aunque destaca un plato por encima de todos elaborado con carne de toro y patatas, así como una gran variedad de carnes y embutidos a la brasa.

El rollo de almendra con “carabassat” (fruta confitada que se extrae de la calabaza), los buñuelos de higo y las “orelletes” forman parte de los tradicionales dulces que se pueden degustar en Tales.

  

Toga

La gastronomía de Toga está basada en la cocina mediterránea de montaña, platos consistentes y naturales donde las verduras y las carnes son las protagonistas. Destacan platos típicos como la olla de verduras y legumbres y la paella de caracoles.

De entre los dulces merecen mención las “higas Albardàs”, unos deliciosos buñuelos rellenos con higos secos y los “pastissos”, hechos de confitura de cabello de ángel.

 

Torralba del Pinar

La cocina de Torralba del Pinar ofrece gran variedad de platos y postres como los guisados de caracoles o de jabalí, las gachas, el conejo al ajillo, la freidura de la jarra y el bollo de Torralba. Tradicionalmente, su menú es la olla de matacerdo, olla de col con arroz y patatas y de postre calabaza “torrada”.

 

Torrechiva

Torrechiva mantiene la cocina típica casera basada en productos naturales haciendo prioritarias las carnes, en especial la de jabalí, abundante en el término. Destacan platos como la olla casera, el arroz al horno y la sopa de ajo.

Destacan dulces como el bollo de chicharrones, el bollo relleno, el bollo de agosto y el pan bendito.

 

Vallat

La gastronomía de Vallat sigue las directrices de la cocina mediterránea de montaña. Presiden sus mesas productos de la huerta y las carnes de caza con los que se elaboran platos de fuertes sabores y olores, contundentes caldos y energéticos pucheros. No hay casas sin olla casera, conejo o paella.

Son típicos dulces como los rollos que se reparten en sus fiestas.

  

Villamalur

Los cimientos de la gastronomía de Villamalur son dieta mediterránea de interior, basada en productos naturales propios de sus huertas. Predominan la olla de pueblo, las hortalizas, el aceite de oliva y las carnes. En temporada de caza utilizan esas carnes para muchos de sus platos, donde la más abundante es el jabalí. Sus grandes extensiones de cerezos hacen de su fruto su postre principal.